Prensa escrita

Estos son los artículos en colaboración que he escrito para otros medios. Si tienes interés en que escriba en el medio de prensa que representas, contacta conmigo en info@orgranico.com

 

EL MUNDO

Bea Johnson, creadora del Zero Waste: “Si vives con menos, tienes más tiempo para lo importante”

El movimiento Residuo Cero o Zero Waste está enmarcado dentro del concepto de Economía Circular y consiste en no generar residuos. Entendemos como residuo, aquél que acaba en vertedero, incineradora, mar o cualquier lugar que no reciba un tratamiento adecuado para ser reciclado.

Hace unas semanas pasó por España Bea Johnson, la precursora del movimiento Residuo Cero en el hogar. Ella y su familia llevan 10 años haciendo todo lo posible por no generar residuos en su hogar y se ha convertido en un referente para cientos de miles de seguidores que la reclaman desde todas partes del mundo para concienciar sobre la importancia de dejar de alimentar los vertederos.

El motivo de su visita fue la firma de su libro Residuo Cero en casa (Pol·len Edicions). Entre los consejos que ofrece en él destaca empezar este movimiento con la aplicación de las 5 “erres” siempre en el siguiente orden: Rechazar, Reducir, Reutilizar, Reciclar y Rot(haciendo referencia a compostar). Sin embargo, la primera de ellas, Rechazar, es la más importante de todas: decir no a las bolsas de plástico, decir no a los regalos de propaganda y decir no a aquellos elementos que tiene uno o muy pocos usos es el principio del cambio, según explica.

El libro en sí mismo es toda una declaración de intenciones: está hecho con papel reciclado, tintas de origen vegetal, e incluye una declaración ambiental de producto simplificada, donde los lectores pueden ver el impacto ambiental (energía, agua, primeras materias, residuos) y el ahorro obtenido de la aplicación de las buenas prácticas.

Aunque cada vez se está adoptando este movimiento en ámbitos a mayor escala, desde el hogar y en el día a día, se pueden implementar cambios que acerquen a cualquier persona a Residuo Cero, haciéndose partícipe en la mejora del medio ambiente.

 

El “monstruo de las cloacas” que se alimenta de toallitas húmedas

Las toallitas húmedas del WC se convierten en un incómodo e insalubre problema medioambiental cuando las tiramos al inodoro, produciendo atascos con consecuencias dañinas para el medio ambiente y la salud pública, además de un gasto de recursos considerable.

Hace apenas un mes, en Sant Josep (Ibiza), una masa monstruosa formada por toallitas acabó en el mar, en la cala de Bou; en Valencia, el antiguo cauce del Turia estuvo a punto de inundarse de aguas grisesAguas residuales urbanas provenientes de domicilios, alcantarillados e industrias, debido a un tapón de toallitas de 1 km de largo y de aproximadamente 900 toneladas de peso; y en lugares como Cádiz, se llegan a retirar 600 kilos de residuos, sobre todo toallitas, de las estaciones de bombeo cada día. Por eso no es de extrañar que 8 de cada 10 servicios de mantenimiento de alcantarillado en España sean exclusivamente para desatascar tuberías.

Carlos Espinosa, Jefe de Servicio Saneamiento de Valencia (ACCIONA Agua), asegura que las causas de este problema son los malos hábitos de los ciudadanos, el diseño de los colectores y la propia configuración de la red de saneamiento en su caso.

Los atascos se pueden producir en varios puntos del recorrido que siguen las aguas residuales, según explica Aguas de Murcia. El primer punto donde se puede detectar el atasco es en la propia vivienda, donde nosotros mismos o un fontanero podemos solventar el problema. Otro punto cercano donde se producen atascos suelen ser en las arquetas de las zonas de viviendas, donde las comunidades de vecinos gastan de media 300 euros por cada arreglo.

Otros lugares donde se producen atascos por toallitas y otros elementos no disolubles en agua son: en las acometidas de saneamiento (tuberías de hasta 200 milímetros de diámetro), las redes unitarias (con tuberías por encima de los 200 milímetros de diámetro por donde incluso una persona puede caminar), las estaciones de bombeo, y en las estaciones de depuración de aguas residuales (EDAR).

En algunos puntos del recorrido de estas aguas residuales, existe conexión con las tuberías de aguas pluviales. Si se producen atascos en las tuberías de aguas residuales, pueden rebosar y alcanzar las tuberías de aguas pluviales, que suelen tener como destino ríos, ramblas y cauces de ríos, perjudicando la flora y fauna de los ecosistemas, como estuvo a punto de ocurrir en Valencia, lo que además pudo haber provocado un problema sanitario de gran importancia.

Si las toallitas logran sortear todos estos obstáculos y llegan al mar, tardan meses en degradarse, perjudicando la fauna y flora marina, si no es recogido por el organismo competente. Al expulsar químicos como los alcoholes de las toallitas, el daño y contaminación que ocasionan es aún mayor.

Pero las toallitas higiénicas no son las únicas responsables de estas obstrucciones, “también se trata de compresas, hilo dental, bastoncillos, trapos, plásticos, preservativos”, como apunta Espinosa. Las redes de saneamiento suelen desatascarse con camiones de impulsión que aplican aspiración de alta presión. Sin embargo, este dispositivo puede ser o no suficiente.

Carlos Espinosa explica diversas formas de prevenir este problema: “Cabe realizar una concienzuda labor de sensibilización de la opinión pública acerca del problema que existe hoy en día”, además de contar con la “colaboración de las empresas fabricantes de los productos que suelen acabar en el alcantarillado”. Además, es necesario “diseñar un protocolo de mantenimiento y limpieza preventiva periódica realista y efectivo” y, en el caso concreto de Valencia, “plantear la ejecución de nuevos colectores con condiciones de diseño más adecuadas.”

A raíz de esta problemática, han nacido campañas de concienciación en distintos puntos de España: en Euskadi, “No alimentes al monstruo de las cloacas”; en Murcia, “Toallitas, no las tires nunca al WC”; y en Cataluña “Stop tovalloletes al váter”. En otras ciudades como Valencia, han decidido utilizar la vía punitiva para cortar de raíz este problema, con multas de hasta 750€ para las comunidades de vecinos que provoquen tales atascos.

Comparte si te ha gustado:Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.